Brandon Davies muestra el camino a la Final Four

Brandon Davies muestra el camino a la Final Four

Después de empezar la serie con una derrota que despertó mucha desconfianza en la afición culé, los de Sarunas empataron la Serie antes de partir hasta el Arena Sibur (Saint Petersburg), en un partido luchado tras una prórroga, que dejaba una victoria con un sabor muy amargo para todos. 

Llegábamos a Rusia con la mentalidad de que este equipo podía darle la vuelta a la serie a pesar de las circunstancias. Todos sabíamos que el público  apretaría más y sería un aspecto muy importante en la pista. 

El partido comenzaba con una buena defensa por parte de los nuestros, con mucha intensidad atrás y provocando muchos fallos en el conjunto de Xavi Pascual, el cual anotaba a través de un t3 de Rivers o desde la línea de TL. Esta buena defensa no iba seguida de un buen ataque. No supimos castigar a los rusos y nos llegamos a cargar muy rápido con faltas en ataque de jugadores clave como Cory Higgins o el mismo Nikola Mirotic. 

El partido fue pareciéndose cada vez más a lo que habíamos vivido en el Palau Blaugrana, Zenit ponía la directa con un muy buen Will Thomas, que nos hizo mucho daño durante esta primera parte, y con un Alex Poythress muy activo después de bloqueo directo. Tras de este arreón ruso, los de Jasikevicius fueron capaces de reaccionar y marchar al descanso con una mínima ventaja en el marcador. 33-34.

La segunda parte fue más de lo mismo. Conseguimos irnos en el marcador con ventajas de 9-10 puntos, pero seguíamos con muchos altibajos, muchos provocados por el ansia de querer sentenciar el partido y otros por ciertas decisiones arbitrales en momentos clave que nos penalizaron con faltas en ataque dando vida al conjunto ruso. 

Baron se echó el equipo a la espalda y mantuvo a Zenit en el partido durante toda la segunda parte. Fue aquí, donde apareció de nuevo el hombre de la serie. Brandon Davies. Aunque estuvo manteniendo al equipo durante todo el partido en ataque y en defensa, cuando no funcionaba el ataque, dio un paso al frente y asumió la responsabilidad de los blaugranas. 

Finalmente, Calathes controló bien los últimos ataques y pudimos administrar bien la ventaja en el marcador hasta el final del partido. 70-78.

Merece la pena tener en cuenta algunas consideraciones.

Pudimos ver una reacción en el quinteto inicial por parte de Saras. Davies tomó el protagonismo que antes tuvieron Gasol u Oriola. Pudimos salir más conectados en defensa y parar el inicio de Zenit. Davies fue el motor del equipo. Vital. 

Gasol tuvo minutos en ambas partes, con un rol definido desde el banquillo aunque muy desacertado. 

Calathes consiguió controlar mejor a Pangos, que no tuvo su mejor día, y aportó destellos de lo que estamos acostumbrados. Aunque siendo críticos tiene que ser más determinante. 

El aspecto más negativo a pesar de la victoria, y de querer entrar en el partido por su parte, fue la desaparición de Nikola Mirotic. Muy frustrado y penalizado con las faltas personales, muchas de ella evitables, y otras muy "tiquismiquis". Nikola tiene que aparecer, tenemos mucha confianza en él. El caso de Abrines viene a ser casi igual, aunque en este encuentro estuvo mucho más activo en defensa, necesitamos su mejor versión en ataque. 

2-1 en la serie. Y esperando el partido de mañana con muchas ganas. Oportunidad para cerrar la serie y obtener el billete para la F4 que tanto deseamos. 

FORÇA BARÇA