La Resistencia del Palau

Porque merecemos un equipo campeón

La redención de Eric Vila

895 total views, 3 views today

Eric Vila tomó la decisión de rechazar un contrato del Barcelona para partir a los EEUU y formarse en el baloncesto universitario. Su trayectoria al otro lado del charco no ha sido para nada fácil. Lo contamos.

Sin duda alguna es uno de los grandes talentos de la cantera nacional, y también de toda Europa. Uno de los últimos grandes talentos de la cantera del Barça. Internacional en categorías inferiores de la selección y que incluso tuvo la oportunidad de debutar en Liga Endesa con el primer equipo.

El gerundense Eric Vila es uno de los jugadores españoles que más expectación creó con su llegada a los Estados Unidos, sobre todo después de conocer que rechazó un contrato profesional con el propio Barça para dar el salto al otro lado del charco, pero de momento la suerte no le ha terminado de sonreír.

Llevamos muchos años viendo a Eric triunfando en España a nivel de cantera, y queremos al fin ver su evolución también a nivel de college basketball. Un jugador que destaca por su increíble versatilidad en la pista, su gran manejo de balón con su altura. Un control sobre cuerpo que poco tiene que ver con los jugadores de su altura y peso. Polivalente, que puede jugar en varias posiciones sobre la pista.
Un jugador que ha demostrado tener potencial físico y técnico para avanzar al siguiente nivel. Capaz de hacer un poco de todo en la pista pese a que algunas veces se le ha criticado por desaparecer en algún partido.

Eric llegó a College Station, hogar de la universidad de Texas A&M, para su primer año universitario. Como muchos freshmen, Eric no llegó a contar con la total confianza de su entrenador. Su hype provocado en torneos internacionales desde Europa no ayudó, lo que unido a que su adaptación no fue todo lo inmediata que muchos esperaban provocó que enseguida pidiese el transfer request para cambiar de aires.

Tampoco ayudó que Rick Stansbury, asistente de su entrenador Billy Kennedy y ‘padrino’ de Eric en su reclutamiento por los Aggies, abandonase el programa rumbo a Western Kentucky para ser entrenador jefe justo a la vez que Eric aterrizaba en el equipo.

Su siguiente parada sería Fresno, California, donde fue convencido por Rodney Terry para jugar en la Mountain West para los Bulldogs de Fresno State. Eric pagó un precio como ocurre con la mayoría de transfers: quedarse un año en blanco sin jugar por esa transferencia de universidad, teniendo más tiempo para estudiar y entrenar con sus compañeros, pero sin vestirse de corto en partidos oficiales. Pero la historia volvería a repetirse para el pobre Eric: Rodney Terry al finalizar esa temporada aceptó una propuesta para ser entrenador a UTEP.

Era la segunda vez en dos años que el entrenador en el que confió y que luchó por conseguir su reclutamiento abandonaba el equipo justo cuando él podía jugar. Para evitar que la historia de Texas A&M no se repitiese, Eric cortó por lo sano y decidió directamente abandonar el programa -sin debutar- en busca de una universidad que sí que le garantizase al 100% curtirse como jugador de baloncesto.

Esta vez tuvo que bajar un escalón, y cambiar la NCAA por la NJCAA rumbo a Northwest Florida State College, uno de los mejores programas de Junior College del sur de Estados Unidos. Este cambio de competición hizo que no tuviese que estar un año en blanco sin jugar, pudiendo jugar ya la temporada siguiente, y con el que acabó promediando 10.9 puntos y 7.3 rebotes de media en 33 partidos. En los Raiders coincidiría con el mejor jugador de la NJCAA de esta última temporada, el dominicano Chris Duarte, que este año está jugando a las órdenes de Dana Altman en Oregon.

Tras reencontrarse en su juego y haber ganado una confianza brutal, el objetivo de Eric estaba claro: regresar a la NCAA a intentar competir al máximo nivel posible.

Al regresar a la NCAA, su elegibilidad estaba intacta, podía volver a jugar sin estar otro año parado en blanco. En su búsqueda de una nueva universidad volvió a llamar a su puerta un viejo conocido: Rodney Terry. El ahora entrenador de UTEP convenció de nuevo al jugador gerundense para que fuese pieza clave en esta nueva temporada de los Miners, haciendo que Eric descartase ofertas de otros programas que quizás resultaban más suculentos a nivel deportivo como Illinois, Minnesota, Nebraska o Creighton.

De momento en su debut con los Miners ha dado grandes esperanzas para ser un jugador importante dentro del equipo, y también dentro de la conferencia, aportando 11 puntos, 11 rebotes y 6 asistencias. Habrá que estar muy atentos a su evolución, porque todavía le queda otro año más como universitario y no hay dudas de que su potencial para ser un jugador profesional de gran nivel sigue intacto.


Bryan García – Analista de college basketball y NBA Draft
http://www.esperandomarzo.com

@esperandomarzo


Suscribete a nuestro newsletter!

Acepto la clausula de suscripción al newsletter. ver clausula