Dejan Bodiroga, la excelencia de la tcnica

Dejan Bodiroga, la excelencia de la técnica

Índice de contenido
  1. Los origenes de Dejan Bodiroga

  2. El Dilema de Dejan Bodiroga: Italia o Grecia

  3. Dejan bodiroga ficha por el Real Madrid

  4. El Barça ficha a Dejan Bodiroga 

  5. La marcha de Dejan Bodiroga del FC Barcelona

  6. Dejan Bodiroga hoy en dia

Hoy tengo el honor de escribir sobre Dejan Bodiroga, uno de los jugadores que más me ha marcado como espectador, uno de esos talentos surgidos de la prolífica cantera balcánica, una cantera que además del baloncesto, ha tenido un enorme impacto otros deportes como el fútbol, balonmano, waterpolo, etc...

Con un sinfín de jugadores que hemos podido disfrutar en la ACB sobre todo a partir de 1996, con la llamada Ley Bosman, por la que todo deportista de un país miembro de la UE tendría libertad para ejercer su profesión en cualquier Estado integrante de la Unión Europea sin ningún tipo de restricción.

Y así dentro de este contexto es como llegaría Dejan Bodiroga a la ACB, aunque su primera etapa en nuestro baloncesto fuese en el Real Madrid, quienes buscaban el fichaje de una estrella, de un jugador que supliese, en la medida que fuese posible la marcha el año anterior de Sabonis a la NBA.

Los origenes de Dejan Bodiroga

Pero antes de entrar en materia, vamos a ir a los orígenes de este jugador, nacido un 02 de marzo de 1973 en la ciudad de Zrenjanin, una ciudad Serbia, ubicada en la provincia de Voivodina, a 47 kms de Novi Sad.

Ese año precisamente su país conquistaba el oro en el Europeo celebrado en España, en las sedes del Palacio de los Deportes de Barcelona y en el Pabellón Ausias March de Badalona, final en la que precisamente se impondrían a la selección española, gracias en parte a la gran labor de Kresimir Cosic, quien acabaría imponerse en su particular duelo a Wayne Brabender.

Cosic sería una figura clave en su carera, ya que sería el encargado de darle la oportunidad de fichar con tan solo 17 años por el KK Zadar, tras empezar a destacar en el Zrejanin Masinac.

Con 15 años ya medía 205 centímetros, y empezaba a mostrar tener hechuras de crack, mostrando a pesar de su estatura una gran coordinación aparte de una depurada técnica que indicaban que estábamos ante un jugador diferente, que estaba llamado a marca una época en el baloncesto dentro del viejo continente, y vaya, no estaban equivocados.

En pleno conflicto bélico en su país, a principios de los 90 fue tentado otra vez por Cosic para que se fuese a Grecia para enrolarse en las filas del AEK pero a Dejan no le sedujo la idea, tenía al parecer otros planes.

Tanto es así que también el Olympiakos griego estaría muy interesado en su contratación, pero finalmente su fichaje no llegaría a cuajar, parece ser que los griegos querían introducir como parte del fichaje, que Dejan se nacionalizar griego, ya que la selección se quedaría huérfana de referentes ante la retirada en esos años de los Gallis, Giannankis, etc,..

El Dilema de Dejan Bodiroga: Italia o Grecia

Cosic quien se había quedado prendado de sus cualidades y de su juego, viendo que no había manera alguna de convencer a Dejan para que hiciese las maletas para irse con él a Grecia, cogió y llamó a su colega Bogdan Tanjevic, quien por aquel entonces estaba entrenando al Stefanel Triestre en la Lega italiana.

Tanjevic nada más verlo también quedaría prendido de su juego, supongo que invitaría al bueno de Cosic al menos un buen Cevapi, por haberle puesto en bandeja este enorme talento, aún por pulir, pero de unas cualidades magníficas.

Pero, al igual que en su etapa en Zadar, por temas legales, su primer año en el equipo italiano quedaría en blanco, aprovechando todo este tiempo para seguir formándose y evolucionando como jugador. Su debut en el campeonato italiano se produciría la temporada 92-93, siendo el debutante más más joven en debutar en la Lega, solo tenía 19 años.

El basket italiano buscaba volver a reinar en el baloncesto europeo, habían conquistado cinco de las copas de Europa de la década de los 80, pero los últimos años poco podrían hacer ante el fenómeno de la Jugoplastika.

Tenían dinero contante y sonante para acometer el fichaje de jugadores de la NBA, quienes buscaban en el país transalpino su último gran contrato, sin tener la exigencia física de tener que jugar tantos partidos entre semana y también para fichar a los jugadores de la antigua Yugoslavia, quienes buscaban salir de su país ante el horror de la guerra que estaban padeciendo.

El Stefanel tenía como gran objetivo hacerse un sitio entre los grandes equipos italianos, siendo por aquel entonces el Virtus de Bolonia el gran dominador del campeonato. Dos años jugaría en Triestre, llevando al equipo a ¼ de final de la Lega, cayendo ante el Cantú en el primer año, estando a punto en la segunda temporada de clasificar a su equipo para la final, pero caerían en semifinales ante el Scavollini de Pesaro, por tan solo dos puntos en el tercer partido de las semifinales. Caerían en la final de la Copa Korac ante el Paok de Walter Berry, Zoran Savic y un jovencísimo Rentizias.

En aquel Trieste Bodiroga coincidiría con Fucka, con quien jugaría años más tarde en Barcelona, llevando al equipo a conquistar su primera Euroliga. Bodiroga formaría pareja d extranjeros junto a un viejo conocido de la afición española, Lemone Lampley, y quien había jugado en Zaragoza, Badalona y Tenerife.

Dejan junto a su equipo no estarían muy finos en el partido de ida, pero en el de vuelta sería el mejor jugador del equipo italiano, anotando 24 puntos, pero poco podría hacer ante la espectacular actuación de Preelevic, 30 puntos y Berry, 26. La siguiente temporada el equipo se trasladaría a la ciudad de Milán, pero al equipo no le acabaría de ir bien la primera de las temporadas, no logrando clasificarse para los Playoffs.

Llegando a la final de Copa, donde caerían ante la Benneton de Treviso de Orlando Woolridge y Petar Naumoski. Pero al menos tendría el consuelo de volver a reunirse con sus compañeros de selección, para conquistar el Campeonato de Europa celebrado en Grecia al imponerse a la lituana de Sabonis. Una final que será recordada como una de las mejores de todos los tiempos, con un espectacular duelo entre Djordjevic, autor de 41 puntos y Marciulionis de 32.

También destacar el gran partido de Danilovic, 23, Sabonis 20 y otro ex azulgrana del que ya hablaremos otro día, Arturas Karnisovas quien firmaría 19. Dejan Bodiroga quien jugaba su primer torneo internacional importante a nivel de selección aportaría 12 puntos, dejando una muy buena carta de presentación.

Ese mismo verano sería seleccionado en el Draft, serían los Sacramento Kings quienes le seleccionarían con el número 51, pero sin embargo Bodiroga nuca daría el paso, y la verdad es que viendo los resultados a lo largo de su carrera no se equivocaría, aunque tampoco tengo la menor duda de que haría un gran papel en la NBA. La siguiente temporada sería la última con el Stefanel (hoy bajo el nombre de Olimpia Milano), a quienes llevaría a la conquista del título liguero, en una final disputada ante el Teamsystem Bologna, a los que vencerían en por 3-1.

Ese verano con la selección yugoslava disputaría los Juegos Olímpicos de Atlanta, en los que se colgaría la medalla de plata tras perder en la final contra los EEUU de Barkley, Robinson, Malone y Olajuwon entre otros. Poco pudo hacer la selección balcánica,

Dejan bodiroga ficha por el Real Madrid

Bodiroga sería de los mejores jugadores de su selección en la final, anotando 13 puntos. Fue precisamente en la cita olímpica donde se oficializaría su fichaje por el Real Madrid, fichando por una temporada con opción a otra, por la que percibiría 1.1 millones de las antiguas pesetas, finalmente renovaría, jugando dos temporadas. El año 1996 sería elegido como Mejor Jugador Yugoslavo del año por el diario deportivo yugoslavo "Sportski Zurnal".

Con el Real Madrid jugaría dos temporadas en las que no pudo conquistar ningún título ACB, cayendo en la final de Liga en el primer año en el quinto partido, en el que se acabarían imponiendo los azulgrana en Madrid, y en el que sería junto a Arlacukas el mejor del equipo blanco, pero no podrían hacer nada ante el gran partido de Mustaf, Djordjevic y Dueñas.

La siguiente y última temporada sería elegido MVP de la ACB, pero el equipo caería de forma sorprendente en semifinales contra el TDK, a la postre campeón. Sus números serían de casi 19 puntos, 6 rebotes y algo más de 3 asistencias. En Europa, conseguiría la Copa Saporta (antigua Recopa) en su primer año, tras imponerse en Nicosia al Verona, por 78 a 64. Dejan Bodiroga realizaría una magnífica final, firmando casi un triple doble, 17 puntos, 9 rebotes y 7 asistencias, aunque no podría coronar con el MVP, que recaería en su compañero Herrerros.

El siguiente año ya en Euroliga, caerían en primera ronda. A falta de grandes títulos durante estos dos años buscaría consuelo en su selección, con la que lograría colgarse dos nuevos oros. La primera de ellas en el europeo de España de 1997, al igual que Cosic, quien lo había logrado justo 24 años antes, tras vencer en la final a Italia, tras vencer de forma agónica en semifinales a Croacia, con otro triple milagroso de Djordjevic.

El segundo oro sería el del mundial de Grecia de 1998, tras vencer en la final a Rusia por un apretado 64-62, con un Rebraca estelar, 16 puntos y 11 rebotes. Bodiroga realizaría una buena final, firmando 11 puntos, 5 rebotes y 2 asistencias, siendo elegido MVP del torneo, promediando 14.7 puntos y 2.2 asistencias a lo largo del torneo. Sería su consagración definitiva, asumiendo el rol de líder, que le acompañaría durante toda su carrera, que unida a su talento lo convertirían en un jugador dominante a nivel europeo.

Ante la falta de títulos con el Madrid, ahora sí, aceptaría una propuesta del baloncesto griego, quienes ya lo habían tentado en su momento, cuando recién comenzaba su carrera, siendo el Panathinaikos su destino. El equipo griego estaba confeccionando un equipo para poder poder aspirar a todo en Europa, junto a jugadores de la talla de Radja, Gentile o Alvertis.

En su primera temporada conquistarían la Liga, tras imponerse al Olympiakos por un global de 3-2, comenzando aquí una de las grandes guerras del baloncesto europeo, la protagonizada entre los dos gigantes del basket heleno. Ese verano, el del 99 se colgaría una nueva medalla, en este caso el bronce en el Europeo disputado en Francia, tras vencer en la lucha por las medallas a la selección anfitriona. Partido en el que sería el mejor de su equipo con 15 puntos, 6 rebotes y 5 asistencias.

Formando parte del mejor quinteto de la competición, firmando unos promedios a lo largo del torneo de 14.1 puntos, 6.2 rebotes y 4.3 asistencias, siendo el líder de su equipo en estas tres facetas del juego. Siendo elegido la temporada 98-99 como MVP Europeo por la revista francesa Basket Hebdo, premio al que habría añadir el conquistado el año anterior, que lo distinguía como el mejor deportista yugoslavo del año.

En su segundo año , ya con Zeljko Obradovic a los mandos de la nave verde y blanca, volverían a repetir titulo liguero, venciendo por 3-0 al Paok, a ello habría que añadir la conquista de la Euroliga, tras vencer en la final al Maccabi de Tel Aviv, en una final celebrada en Salónica, firmando 9 puntos, 4 rebotes y 2 asistencias. Siendo determinante en la semifinal contra el Efes Pielsen, gracias a sus 22 puntos, 5 rebotes y 5 asistencias.

Volverían a ganar una nueva liga, la tercera consecutiva, tras volver a vencer en un agónico Playoff al Olympiakos por 3-2. En Turquía con su selección se colgaría un nuevo oro europeo, esta vez tras vencer en la final a la selección anfitriona, firmando 18 puntos y 7 rebotes. La siguiente temporada sería la última de Bodiroga en Grecia, siendo un año brutal, con el único pero de la liga, ya que no podrían revalidar título.

Pero se llevarían otra vez la Euroliga, tras imponerse en la final celebrada en Bolonia al Kinder Bologna, y en la que sería elegido MVP tras una soberbia actuación en la que anotaría 26 puntos y capturaría 9 rebotes.

Formando además parte del mejor quinteto de la fase regular. Pero faltaba la guinda al pastel, que llegaría en la cita del mundial celebrado en Indianapolis, y en el que revalidarían el oro, superando esta vez a la emergente selección Argentina. Y todo ello con el valor añadido de hacerlo tras eliminar en ¼ de final a la selección anfitriona. Dejan Bodiroga sería el mejor jugador de su equipo en la final, siendo fundamental en la victoria, gracias a sus 27 puntos, 6 rebotes y 3 asistencias.

El Barça ficha a Dejan Bodiroga 

Cerraría el año siendo galardonado como Deportista Yugoslavo del año por el Comité Olímpico Nacional de Yugoslavia. Una selección por cierto, entrenada por Svetislav Pesic, con quien uniría su destino en Barcelona la temporada siguiente, y donde pasarían a la historia del club ya que ambos formarían parte del equipo que traería para las vitrinas azulgranas la tan ansiada Euroliga.

Ese verano el club azulgrana cerraba la tercera etapa de Aito García Reneses al frente del equipo, siendo el elegido para sustituirlo precisamente Pesic, quien se había fijado como prioridad el fichaje de Bodiroga, para liderar este nuevo proyecto e intentar un nuevo asalto a ese viejo sueño de la Copa de Europa, ahora Euroliga que tantas veces se había escapado.

No hay que olvidar que Pesic conocía bien a Dejan Bodiroga, de hecho había nacido en Novi Sad, una población muy cercana a la Zreanjanin, donde había nacido nuestro protagonista. Además esta temporada se contaba con el aliciente de que la Final Four se celebraba en el Palau Sant Jordi de Barcelona, así que todo estaba preparado, nada podía fallar, por lo que ese verano no se escatimaría en fichajes, llegando además Femerling y Fucka, éste último con el que ya había coincidido en sus inicios en Trieste.

Y estos 3 jugadores unidos a los Navarro, Jasikevicius, Dueñas o Nacho Rodríguez hacían al equipo favorito para conquistar todos los títulos en juego. Dejan Bodiroga firmaría por tres temporadas, desoyendo otras ofertas económicas superiores como la formulada por la Kinder de Bologna, quienes habían perdido ese mismo verano a Manu Ginobilli, y buscaba una estrella para liderar su nuevo proyecto. Llegaría en sustitución de Karnisovas, quien siendo un grandísimo jugador se le acusaba de falta de liderazgo, todo los contrario a Bodiroga, de lo cual iba sobrado.

Cerrando en ese momento la puerta a un posible desembarco en la NBA, era ahora o nunca, pero Bodiroga preferiría coger este bonito y motivador reto que le proponía su amigo Pesic. Y así poco a poco irían cayendo los títulos en esa primera temporada, en la que Pesic dotaría al equipo de ese típico gen competitivo balcánico, que sería santo y seña de los azulgrana durante este glorioso año. Comenzando por la Copa del Rey celebrada en Valencia y en la que vencerían al Tau Cerámica y en la que Bodiroga sería elegido MVP, aunque en la final o tendría su día en el tiro, anotando 10 puntos, tras una serie de 3 de 14, pero añadiría 9 rebotes y 7 asistencias.

Sería fundamental en ¼ ante el Madrid, anotando 20 puntos, y en semis ante Unicaja con 21. En mayo llegaría por fin la gran cita, una cita para la que se habían estado preparando todo el año y que comenzaría un 10 de octubre en el Palau ante el Skipper Bologna, y en el que los azulgrana ganarían por 19 puntos, con una gran actuación de los tres tenores (Juan Carlos Navarro, Sarunas Jasikevicius y Dejan Bodiroga).

El equipo estaba encuadrado dentro del Grupo A junto al ya mencionado Skipper Bologna, Benneton Basket, Efes Pielsen, Cibona Vip, Pau Orthez, Alba Berlín y AEK Atenas. Con 11 victorias y 3 derrotas, quedarían clasificados en segundo lugar, empatados con la Benneton, quienes serían primeros de grupo. Bodiroga haría una gran fase regular con unos promedios de 14.5 puntos (57.3%t3,47.4%t2 y 78.4%t1) , 4.1 rebotes y 2.6 asistencias. Quedando encuadrados en el Top 16 con el Olympiakos, Union Olimpija y Asvel Basket, en principio era un grupo asequible para poder quedar primeros y ganarse una plaza en la Final Four de Barcelona.

Y así sería, el equipo cerraría esta fase con un balance de 5-1, Bodiroga volvería a ser fundamental, subiendo en su producción ofensiva firmando una media de 19 puntos (65.2% t2,35.7%t3 y 84.8%t1) añadiendo además 2.5 rebotes y 1.8 asistencias. Así que todo estaba preparado, todo había salido bajo el guión establecido, pero ahora faltaba rematar, y vencer esa presión psicológica que parecía perseguir al equipo durante los últimos 20 años, desde aquella final fatídica de 1984 ante el Banco de Roma de la libélula Larry Wright.

El 09 de mayo tendría lugar la semifinal contra el CSKA, en un partido que se preveía a cara de perro, y en el que los rusos comenzarían más metidos , llegándose al final del primer cuarto con una ligera desventaja azulgrana de 4 puntos. El segundo cuarto sería de claro dominio del Barcelona mientras que el tercero por su parte del conjunto moscovita,llegándose al final de éste con 3 puntos abajo.

Pero la gran defensa de los de Pesic, dejando en tan dolo 11 puntos al CSKA en este último cuarto, más la gran actuación de Fucka, 21 puntos y 9 rebotes y de Bodiroga, 17 puntos, 4 rebotes y 4 asistencias llevarían en volandas al equipo a una nueva final, la quinta en 20 años. En la gran final esperaba la Benneton de Treviso, un equipo con el que ya se habían visto las caras en la primera fase de la competición, dos partidos con un saldo de 1 victoria y 1 una derrota.

Los italianos se habían deshecho del Montespachi Siena en un apretado final, por 65 a 62. Era la gran oportunidad del conjunto azulgrana, el domingo 11 de mayo, ante su público, con 16670 espectadores dispuestos a darlo todo en el Sant Jordi para poder llevar al equipo a conquistar esa primera Euroliga, y romper con la maldición que perseguía al equipo en la máxima competición.

Un partido que se decidiría en un magnífico segundo cuarto, donde los de Pesic dejarían en 9 puntos al equipo italiano, llegando al descanso con una renta de 8 puntos, los cuales supieron administrar perfectamente en los siguientes últimos 20 minutos. Otras vez Fucka y Bodiroga serían fundamentales en la victoria, siendo el serbio elegido MVP de la final, con una majestuosa actuación, firmando 20 puntos y 8 rebotes. No fallarían en Liga, imponiéndose al Valencia por un contundente 3-0, una final en la que no haría falta la mejor versión de Bodiroga, tomando el relevo Jasikevicius, quien sería elegido MVP de la final, cerrando así de esta manera un año perfecto.

Con esta liga, Bodiroga podía presumir de ganar las 3 ligas más potentes en el viejo continente (Italia, Grecia y España), un hecho que a día de hoy no sé hay algún jugador que pueda presumir de ello. A ver si algún día le preguntamos a Alexis María Martín-Tamayo Blázquez, más conocido como MisterChip y salimos de dudas. Si bien es cierto que actualmente la liga italiana está bastante devaluada, pero en el momento en el que lo conseguiría aún gozaba de cierto prestigio.

La siguiente temporada se presentaba con un cambio en la presidencia del club, lo que conllevaría la dimisión de Salvador Alemany, quien había sido en gran parte partífice en la construcción de esta gran plantilla. Sería una temporada extraña, ese verano dejaría el equipo Jasikevicius, quien no había aceptado la renovación a la baja, ya que la sección en ese momento decidiría apostar fuertemente por el fútbol llevando grandes recortes en la sección de baloncesto.

La marcha de Dejan Bodiroga del FC Barcelona

En su lugar llegaría Vlado Ilieski, quien sin ser un mal jugador no llegaría a ser ese jugador que esperaba el equipo. Aún así al equipo le daría para ganar la Liga ACB, tras imponerse en la final al Estudiantes por 3-2, y en el que Bodiroga volvería a ser una vez fundamental con 14 puntos y 9 rebotes. Bodiroga sería nombrado MVP de la fase regular (17.6 puntos, 4.9 rebotes y 2.4 asistencias) y también de la final (17.2 puntos, 5 rebotes y 2 asistencias).

Aunque las aguas estaban ya algo turbias, sobre todo tras la “renuncia” de Pesic a su cargo en septiembre de 2004, tras serias discrepancias con Valero Rivera, Director General por aquel entonces de las secciones de baloncesto, balonmano y hockey sobre patines, siendo sustituido por Joan Montes. La temporada 2004-05 sería la última de Bodiroga en el equipo, una temporada que se cerraría sin títulos, cayendo a las primeras de cambio en la Copa ante el Valencia, después en la Euroliga donde no podrían superar el Top 16, y finalmente en los ¼ de de la ACB ante el Estudiantes.

Sin duda alguna un triste final para un jugador y un equipo que parecía estar destinado a marcar una época como en su día la Cibona, el Milano o la Jugoplastika de Split. Creo que a los aficionados azulgrana les quedó con este equipo un sabor agridulce como les sucedería años más tarde con la plantilla que conquistaría la segunda Euroliga para el club, de que eran equipos destinados a marcar una época en Europa, pero que por diferentes circunstancias finalmente no lo conseguirían.

Bodiroga cerraba de esta manera tres años, dejando un gran recuerdo en el aficionado blaugrana, pues había sido el líder del equipo que llevaría al club a conquistar por fin esa Copa que tantas veces antes se le había resistido, y es que el carácter y gen competitivo balcánico pocas veces suele fallar y más cuando se va tan sobrado de talento. Sus números en estos años serían de de 16 puntos y 4 rebotes.

Bodiroga decidiría volver a Italia, siendo reclamado nuevamente por Pesic, quien se había hecho cargo de la Virtus de Roma. Allí jugaría los dos últimos años de su carrera deportiva, cayendo en semifinales de la Lega ante la Benneton el primer año, y ante el Montespacchi Siena también en semifinales el segundo.

El verano de 2007, con 34 años, decidía poner punto y final a una de las más interesantes carreras de un jugador en el viejo continente. Un total de 19 títulos, prácticamente lo ganaría todo, destacando 3 Copas de Europa, 3 Oros Europeos y 2 Oros Mundiales.

Dejan Bodiroga hoy en dia

Creo que nadie a estas alturas tiene la menor duda de que estamos ante uno de los mejores jugadores europeos de los últimos 30 años, tanto por calidad, como por juego y como por los títulos conseguidos, y es que creo que pocas veces una pelota fue tan feliz como en sus manos. En nuestras retinas han quedado grabadas para siempre ese cambio mano de la pelota al más puro estilo Drazen Petrovic, o esos movimientos al poste bajo a caballo entre Fred Astaire y Hakeem Olajuwon, y es que era tanta y variada su infinidad de recursos que poco importaba si su mecánica de tiro algo lenta, ya que su rapidez mental le hacía ir siempre por delante de su defensor sacando un valioso tiempo para poder ejecutar ese lanzamiento tan característico pero a la vez eficaz.

Tras poner punto y final a su carrera sería elegido para desempeñar el cargo de Director Técnico del equipo romano durante dos temporadas para pasar posteriormente a ser Vicepresidente de la Federación Serbia de Baloncesto, con el principal objetivo de transmitir su entusiasmo y pasión por este deporte.